Dragón de Komodo

En un archipiélago muy lejano frente a la costa de indonesia, el legendario Dragón de Komodo (Nombre científico: Varanus komodoensis) o Komodo Dragon (Dragón de Komodo en Inglés) se enfrenta a un gran desafío para garantizar la supervivencia de su especie. El Monstruo de Komodo en su etapa adulta, llega a medir 2.6 metros en el caso de los machos y 2.3 en el caso de las hembras.

¿Cuál es el dragón más peligroso del mundo? Información de el Dragón de Komodo

Viven en un mundo hostil donde el agua y la comida escasean y siempre compiten alrededor de tres machos por cada hembra. Los lagartos más grandes del mundo se ven obligados a idear estrategias únicas para sobrevivir e imponerse. Más de 1000 que habitan en la isla de Rinca. Un hábitat muy cómodo para el Dragón de Komodo.

¿Cómo son los Dragones de Komodo?

Este es el dragón de Komodo con un cuerpo esculpido de huesos y escamas. Es uno de los animales más terroríficos del mundo, pero también uno de los menos conocidos (ir a la wikipedia).

Cuando un dragón de Komodo duerme, aparentemente es pacífico, pero las palomas picotean a su alrededor y lo harán explotar de furia. ¿Las palomas pagarán el precio de este cambio de humor? Por supuesto.

El gran reptil despierta, se calienta y se estira. Tiene el estómago lleno las palomas pueden estar tranquilas.

Hábitos de apareamiento del Dragón de Komodo

Es hora de buscar pareja.

Suelen competir hasta tres Dragones de Komodo machos por una hembra. Este Dragón reptil, de momento solo va a competir con un rival.

Su nuevo adversario, también anda en busca de una hembra y se abre paso como un tanque de batalla. Los dragones de Komodo usan la lengua para tantear se el uno al otro y desafiar a sus oponentes. Pelean como luchadores de sumo con el objetivo de agotar y aplastar a su adversario.

El rival tiene la sartén por el mango y el pretendiente queda inmovilizado bajo el peso de su atacante. Nada más comenzar el siguiente combate el pretendiente se encuentra en apuros, lo han agarrado por la garganta los 60 dientes de su enemigo se hunden en su piel, que se asemeja a una malla reforzada por placas óseas.

El pretendiente herido recupera el aliento, su enemigo también está agotado y lo deja recomponerse, craso error. A pesar de su cuello lastimado el dragón que pensábamos que había perdido vuelve a la pelea. Finalmente sale vencedor justo cuando la hembra por la que estaban compitiendo aparece para ver quién ganó.

El perdedor intenta salvar la cara dando al ganador un fuerte latigazo con la cola que mataría a un búfalo joven. El pretendiente termina espantando a su rival.

No basta con ganar ahora la hembra se hará la difícil y este macho tardará semanas en lograr convencerla.

Dos machos se pelearon por una hembra, ella sabe quién ganó y no se entregara a ningún otro dragón. Sin embargo pasan varias semanas y ella le ha rechazado una y otra vez, sólo podrán aparearse cuando ella decida poner fin a esta muestra de aparente desdén.

De repente el rival, un mal perdedor, regresa mientras la hembra se dirige a su pretendiente, ella expulsa al intruso de un simple coletazo. A no mucha distancia el pretendiente espera con paciencia a que llegue su momento.

Los dos animales se lamen copiosamente en uno al otro esto le indica al macho que la hembra ya está disponible el la protegerá durante los próximos días para evitar que otros machos se aparecen con ella.

El macho trata de introducir uno de sus dos semi penes en la cloaca de la hembra una abertura única que conecta con los tratos urinario digestivo y genital, pero sin éxito estas cosas llevan su tiempo. Reanuda a sus juguetitos preliminares, una vez más se frotan se huelen y se lamen. Finalmente el macho se coloca en la posición correcta.

Búsqueda del nido de Dragones

La dragona se está preparando para traer una nueva generación al mundo. Sale en busca de un nido.

Los talega los son pájaros grandes que cavan sus nidos en túneles muy profundos. La dragona se arrastra sobre la tierra movida por los alegados, si ellos pueden poner sus huevos en estos túneles ella también puede. Solo debe ensanchar la entrada un poco y entrar al túnel.

Su cuerpo entero se cuela fácilmente. Los resentidos talega los miran como destroza el fruto de su incansable trabajo. La dragona no es el primer animal que se muda a su nido una cobra se ha sentado en una esquina del túnel.

¿Cuántos huevos pone el dragón de Komodo?

Cuando ve a la dragona sale espantada. Poco después la dragona sale al exterior agotada tras poner más de 20 huevos en la parte más profunda del nido. Ella reconoce los aromas que le permitirán volver a encontrar el nido y deja allí su marca. Los huevos se incubarán en su ausencia, pero ella vendrá a patrullar la zona de vez en cuando como para asegurarse de que nadie le robe su nido. Los huevos tardan unos nueve meses en eclosionar, inmediatamente después de nacer las crías de dragón tienen que arrastrarse por la tierra hasta llegar a la superficie. Muchos no lo lograrán.

Dragón de Komodo Bebé

Palmeras, tamarindos, palmas de Ceilán y azofaifas bordean las cimas de las colinas. Es difícil de creer pero cada uno de estos árboles puede ser un criadero perfecto. Nada más salir del cascarón estas crías se escabullen para trepar a los árboles y protegerse de los adultos de su especie, que son caníbales. El Dragón de Komodo pequeño es muchas veces devorado por el grande.

Hasta el rincón más pequeño o la menor grieta en estos árboles muertos les da cobijo. Ahí se establecen para luego alimentarse de insectos, lagartijas y posteriormente aves jóvenes. En ocasiones algún adulto se fija en esta variedad de especímenes, o no. Este hambriento recién llegado, pronto se da cuenta de que las crías de dragón están encaramadas a más de 10 metros de altura. Lo suficiente como para evitar que incluso los adultos los alcancen.

Los pequeños dragones siguen montando su nido en los árboles. De vez en cuando algún ejemplar joven un poco más grande que ellos trepa para atacar a estas presas aparentemente fáciles. Las crías de dragones pueden formar hasta el 10 por ciento de la dieta de un animal de la edad y tamaño de este adolescente, siempre y cuando sea lo suficientemente ágil, como para trepar tanto y lograr subir cada vez más.

El dragón llega al límite de sus habilidades de escalada. En lo alto de sus elevadas ramas, los pequeños parecen burlarse de este torpe cazador.

El poder de las hembras del Varado de Komodo

La hembra responde con silbidos hostiles. En presencia del macho dominante cuya falta de respuesta muestra lo seguro que está de la capacidad de su compañera para defenderse del ataque el rival intenta montar a la hembra. Él quiere que ella adopte la postura correcta, intenta forzarla y luego la lame, pero no sirve de nada, ella lo despega. Los cuerpos se separan y se vuelven a unir en el barro.

Finalmente el rival agarra el cuerpo de la hembra pero la lucha lo ha dejado agotado ahora podría introducirle uno de sus penes laterales, pero por desgracia para él ella se ha posicionado para evitar que acceda a su cloaca.

A poca distancia el macho dominante se da cuenta de que esto es como un milagro, un acontecimiento raro entre los reptiles tendrá una compañera monógama, al menos durante esta temporada.

Tozudez de los machos

La hembra y su pareja oficial tienen una relación flexible y abierta, viven por separado pero a menudo se juntan para aparearse. El rival siempre está rondando a estos dos amantes, su insistencia y determinación se han vuelto demasiado difíciles de soportar, es hora de que este macho rompa el triángulo.

Los dragones no negocian, simplemente se toman un momento para intercambiar información sensorial que recogen con amplios movimientos de la lengua antes de declarar la guerra. La hembra encuentra un lugar seguro donde observar la pelea, este conflicto tiene que resolverse de una vez por todas. Estando seguro de su victoria el gran macho solo necesita un rato para demostrar su superioridad.

La hembra viene a reunirse con su campeón. Todo parece haber acabado, pero luego de repente, una vez más la batalla parece haber terminado pero el perdedor reúne las fuerzas que le quedan. El perdedor yace en el suelo acepta la derrota de una vez por todas ya que el vencedor podría abrirle en canal y devorarlo. El ganador marca el cuerpo de su oponente convirtiéndolo en un subalterno de por vida. Ya no hay duda, nadie volverá a molestar a la hembra ni a intentar alejarla de su lado. La batalla ha dejado al vencedor agotado y sin aliento, pero al menos ahora, puede relajarse sin miedo a perder su posición dominante.

El tercer rival

Los Ámbares de Java no tienen ni idea de que un carnívoro gigante los acecha, algo que también ignoran los jabalíes. Por suerte para estos animales el lagarto gigante no está buscando carne fresca.

Lo que quiere es encontrar una hembra que no se asuste por su edad y luego seducirla en lugar de espantarla. El dragón veterano no es el único que siente el impulso de procrear y transmitir sus genes, el rival del joven todavía se niega a admitir su derrota. El animal que lo derrotó consiguió aparearse, ¿podría ser el momento para que él haga lo mismo?

Un año después

Ha pasado un año desde que se conocieron, el gran macho ya no es el pretendiente de la joven, sino su pareja oficial. La mayoría de los dragones no son monógamos, pero estos han decidido permanecer juntos durante más de una temporada. Sin embargo la monogamia es la forma de relación menos beneficiosa para la especie ya que limita el número de combinaciones de apareamiento y el intercambio de genes. Entonces ¿por qué algunos dragones eligen este estilo de vida?

Es un misterio.

¿Cómo se alimentan los dragones de Komodo?

Un dragón de Komodo, es un lagarto. Utilizaremos como ejemplo a uno anciano, de unos 30 años de edad que puede aguantar el calor de mayo que puede llegar a superar los 35 grados. Los vientos áridos de Australia están secando el archipiélago este viejo dragón puede subsistir con una comida grande al mes pero no puede prescindir del agua y el agua potable está escaseando así que necesita buscarla.

Los dragones de Komodo viven en tierras de sabana que se extienden desde la costa hasta las colinas. Los ríos fluyen por ellas de noviembre a marzo pero después de esas fechas se han secado. El principal órgano sensorial del dragón, su lengua, envía una señal a su fosa nasal donde se procesa todo lo relacionado con su olfato. Hay rastros de humedad en el aire.

De repente su cerebro le alerta, ésta agua es salada y no potable incluso para una especie adaptada a uno de los entornos más duros del mundo. El viejo dragón ha pasado sin saberlo cerca de lo que estaba buscando uno de los únicos estanques que aún conserva agua en esta temporada se convertirá en uno de los pozos de agua más buscados en la isla.

¿Qué comen los Dragones de Komodo?

Un Dragón de Komodo cazando y comiendo, no hay un espectáculo similar. En la ladera, la zona entre la sabana y el bosque donde cazan los dragones. Los búfalos están sufriendo la sequía, no pueden vivir sin agua. Por suerte las lluvias del monzón que llegaron antes de la estación seca dejaron la hierba exuberante y verde la manada debe aprovechar al máximo su humedad.

Los dragones son generalmente carroñeros se alimentan de la carne en descomposición de los animales muertos y por lo tanto limpian la tierra, no obstante a veces se convierten en depredadores.

Alimentación del Monstruo de Komodo

En este archipiélago desempeñan el mismo papel que las llenas en África. Un joven cazador inexperto ha visto a un búfalo que se ha alejado de la manada, está llegando a un lago que todavía conserva mucha agua estancada. el cazador sigue los pasos del búfalo por el rastro que deja.

Dragón de Komodo: Veneno

El Dragón de Komodo es Venenoso, más bien, su mordedura lo es. Mientras toma el sol el búfalo no ve venir al Dragón. El joven reptil hunde sus dientes en la pata del búfalo que no es rival para tal adversario. El búfalo se levanta y huye, podríamos pensar que ha tenido suerte, pero quizá esto aún no haya terminado.

La búsqueda amorosa de este viejo dragón ha agudizado su apetito y ahora está buscando comida. Mientras sus compañeros buscan en vano un lugar para beber, este búfalo ha encontrado uno de los últimos estanques que todavía tiene agua. Un dragón le mordió la pata y poco después le volvieron a morder esta vez en la nalga.

El dragón ha detectado el aroma de sangre y linfa que marca el camino de esta presa herida y sigue el rastro. El búfalo se da cuenta de que lo están acosando, pero está demasiado falto de fuerzas para alcanzar a la manada.

Las bacterias del Dragón de Komodo

Una de las características del Dragón de Komodo, es que no inyecta veneno en sus victimas igual que podría hacerlo cualquier otro animal. En su caso, las bacterias que contienen sus dientes y la sangre que estos expulsan al morder, infectan a la victima. Provocando así que la muerte sea lenta, para después localizar el cadáver del animal por el olor a putrefacción.

El cara a cara termina sin resultado. El búfalo se encuentra debilitado por el leve veneno de las mordeduras de los dragones, pero aún así le podría romper la mandíbula a su némesis de una sola patada, es mejor esperar Desde las cumbres hasta los manglares que bordean las islas, el dragón de Komodo es el depredador supremo.

La Paciencia del Varanus komodoensis

Sin prisa pero sin pausa el dragón veterano sigue el rastro del búfalo herido. Espera un segundo a probar el agua que está contaminada con la sangre del búfalo. El dragón no usa la lengua para beber, sino para analizar la composición química del líquido. Si, el búfalo definitivamente se paró aquí para beber antes de continuar.

La larga caza continua, pero ya es muy tarde, pronto se pondrá el sol y se revelará a la terrible debilidad del viejo dragón. El frío de la tarde y la noche enfriar a su sangre y lo hará cada vez más lento. Eso lo dejará vulnerable a los dragones caníbales más jóvenes que pueden conservar su energía durante más tiempo. Este individuo no quiere permanecer expuesto, debe encontrar un refugio para la noche de una vez .

No ha sido una noche tranquila para todos. Tras perderle la pista a su manada el búfalo herido descansa en otra charca y el anciano dragón viene a vigilarlo.

dragón de Komodo Fotos Pareja de Dragones lagartos de Komodo

Premio en medio de la cacería

A los macacos que comen cangrejos les gustan las marismas porque son ricas en comida, pero también porque las raíces de los árboles quedan expuestas durante la marea baja. Los tubérculos entrecruzados forman barreras que impiden que los reptiles gigantes se muevan tan rápido como en tierra. Sin embargo los dragones se aventuran por allí de vez en cuando, lo que obliga a los cautelosos macacos a salir a toda prisa.

Atraído por el olor el dragón macho alcanza la pradera donde el macaco dominante murió anoche. Él no comparte sus comidas se alimenta solo.

Arrastra el cadáver por el suelo, esto no es para tratar de esconderlo de otros dragones hambrientos que puedan haber olido su cuerpo en descomposición, incluso a unos 9 kilómetros de distancia. En realidad está tirando de él para arrancarle trozos de carne, ya que sus mandíbulas no son tan fuertes como las de los cocodrilos y otros carnívoros.

La piel que se extiende desde las encías del Dragón hasta cubrir sus dientes, se rasga cada vez que muerde, por eso su propia sangre se mezcla con la de su presa. Los otros monos no están en peligro, un dragón solo necesita una gran comida al mes. Cuando termina de digerir su comida al sol, ya que el calor estimula sus funciones orgánicas, el dragón escupe una bola blanca cubierta de moco, los restos de hueso de su comida. Tardará varios días en digerir la carne de este mono adulto mientras tanto se deleita en silencio bajo el sol. Su piel está incrustada con materia ósea cuyas protuberancias lo ayudan a absorber más calor.

Hace miles de años los dragones de Komodo se alimentaban de los elefantes pigmeos que originalmente poblaron la región. Sus procesos digestivos no han cambiado desde entonces. Cuando tienen alrededor de cuatro años, los dragones más jóvenes finalmente bajan de sus árboles y salen por primera vez. Permanecen en los afloramientos altos donde tendrán una visión clara de cualquier dragón hambriento que se aproxime. La mejor técnica de supervivencia es permanecer inmóvil y a sotavento.

El olfato del del Monstruo de Komodo

El dragón de Komodo puede ser un depredador formidable, pero la vista y el oído no son su fuerte. El olor es el principal sentido que lo guía hacia su presa. Durante mucho tiempo se creyó que cuando los dragones mordían a sus presas, aumentaba la presencia de bacterias en sus encías, lo que causaba septicemia y permitía a los cazadores rastrear a sus víctimas y esperar a que murieran, pero eso no es cierto.

En Komodo, las presas buscan refugio con instinto en estanques contaminados por microbios que luego infectan su cuerpo a través de las heridas infligidas por los dragones. Cuando la enfermedad se ha apoderado de la víctima y siente que se está muriendo, los depredadores vienen, pero no necesariamente aquellos cuyas mordeduras han resultado ser fatales.

Un mordisco de dragón inyecta un anticoagulante en la herida causando una hemorragia. Comienza un proceso largo y letal desencadenado por un solo mordisco.

Una segunda herida en la nalga del búfalo muestra que fue atacado por otro dragón hace unos días. Perdió más sangre antes de refugiarse en esta piscina llena de gérmenes ahora los dragones pueden acabar con él. Un dragón se acerca, es un animal experimentado y entiende que es demasiado pronto para atacar, el búfalo es lo suficientemente fuerte como para partirle la mandíbula. Un joven observador es más imprudente, un dragón muy joven llegó antes que él pero no parece dispuesto a continuar. El búfalo se está debilitando cada vez más. Un dragón se aproxima y lo muerde en la nalga de nuevo. El búfalo exhausto ya no se resiste, una clara señal de que su final está cerca. Algunos dragones vienen pero esperarán unas horas más por seguridad.

El viejo dragón se acerca y con unos pocos mordiscos acaba con el dolor del búfalo. Ahora el animal no es más que un montón de carne sin vida un buffet del que servirse. No importa si pierden algunos dientes rasgando la piel del búfalo, serán reemplazados por otros de una de las cuatro filas traseras, como sucede con algunas especies de tiburones.

Poco apetito

Sería un error pensar que los dragones tienen un gran apetito, uno grande consume hasta cuatro kilos de carne al día, lo que da un resultado de más de 1400 al año. Se cree que los lobos comen cerca de 6 kilos al día. Los búfalos, ciervos y jabalíes viven mejor con los dragones como enemigos, en lugar de manadas de lobos.

Lo único que queda del búfalo después de solo dos días es el esqueleto la cabeza y algunas tiras de carne que comienzan a secarse. Los dragones se comen toda la carne en descomposición de los animales muertos y no desperdician nada. Ahora les toca venir a alimentarse a los reptiles más jóvenes, los grandes machos están llenos y ya no representan ningún peligro.

El Dragón lagarto de Komodo

Los dragones de Komodo, ya eran una especie vulnerable cuando los descubrimos los humanos en 1910. Hay mucho más que desconocemos de ellos que lo que sí sabemos tardaremos muchísimos años en resolver todos los enigmas de su comportamiento. El dragón de Komodo ha sobrevivido debido a su aislamiento y la dificultad de llegar a su territorio. La soledad de la especie es la mejor garantía de su futuro. Por ahora el dragón de Komodo sigue siendo el amo de su mundo.

Videos espectaculares del Dragón de Komodo

El Dragón de Komodo ataca a un humano: curiosidades para sobrevivir

En algunas ocasiones el ser humano es atacado por uno de los Dragones de Komodo, solo entonces nos damos cuenta de lo que nos puede ocurrir. Encuentra consejos para intentar sobrevivir a un ataque de estos Varanos que alcanzan una velocidad de 20 km por hora.

Por otro lado la estupidez humana en ocasiones no tiene limite, en este video podrás ver a un Dragón de Komodo corriendo tras una Japonesa:

Dragón de Komodo vs cocodrilo

Un Dragón de Komodo contra un cocodrilo ¿Hay un bueno, un malo, un ganador o un perdedor? Descúbrelo en este impactante video.

Dragón de Komodo: ¿Precio por favor?

Quizás te sorprenda, pero realmente la sorpresa se la llevaron los que entraron a este supermercado y pudieron encontrar uno de estos animales en las estantería.

https://www.youtube.com/shorts/fMszWjQdOrI (Ver en YouTube)

¿Quieres un Dragón de Komodo de Juguete?

El Dragón de Komodo es un peligroso animal, pero tiene unos juguetes preciosos. Te dejamos algunos de ellos. Encuentra el precio de un Dragón de Komodo de juguete y cómpralo directamente en Amazon.

No disponible

Preguntas Frecuentes

Viven en las increibles islas de Rinca, Gili Motang, Nusa Kode, Flores y Komodo. Todas pertenecientes a Indonesia.

Aunque hay personas en Indonesia que se dedican a traficar y poner precio al Dragón de Komodo, es muy peligroso estar cerca de uno, por lo que la repuesta es un rotundo NO. Además, son una especie en peligro de extinción por lo que están protegidos.

Un Dragón de Komodo adulto puede llegar a tener un tamaño de 2,6 metros y un peso de hasta más de 90 kilos, considerándose Gigante cuando llega a los 2,8 ó incluso los 3 metros.

En nuestra página web de Dragones, encontrarás montones de artículos relacionados con cualquier tipo de Dragones, y estás encantadoras criaturas, llamadas injustamente Monstruos, son uno de los pocos Dragones reales que quedan vivos. Demuéstrales tu apoyo.

Última actualización el 2024-06-13 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir